Exposición colectiva

Background
  • Título de la exposición: Paisajes del agua andaluces, ayer y hoy
  • Sala1: «Re-crear el paisaje del agua andaluz: el paisaje como patrimonio vivo»
  • Sala 2: «Sentir el paisaje del agua andaluz: realidades y mitos en femenino»
  • Fecha: marzo 2023
  • Organiza: Proyecto I+D+I (Paidi2020). “Paisajes Artísticos, Paisajes Culturales: El Paisaje Hídrico Andaluz (Granada, Málaga, Cádiz, s. XIX-XXI) en la Frontera del conocimiento (Paisart-Agua20)». 2021-2023. Ref.: P20_00353. Universidad de Granada.
  • Patrocina: FEDER/Junta de Andalucía (Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades). Proyecto P20-00353
  • Colabora: Asociación Mitema; Fundación AguaGranada; Ayuntamiento de Granada; La Maison de France; Colorpolis; VOLTarte
  • Comisariado: Mercedes Montoro Araque
  • Organización: Miguel Ángel Moreno Carretero; Dulcinea Enamoneta; Françoise Souchet

INTRODUCCIÓN

Con el título, “Paisajes artísticos, paisajes culturales: el paisaje hídrico andaluz  (Granada, Málaga, Cádiz, s. XIX-XXI) en la frontera del conocimiento” (Proyecto I+D+i Junta de Andalucía: P20-00353) pretendemos analizar paisajes artísticos y literarios andaluces en donde los componentes imaginarios y subjetivos en torno al agua nos permitan comprender el significado del paisaje como paisaje cultural y patrimonial

¿Podemos concebir dichos espacios geográficos desligados de sus representaciones artísticas que les confieren la condición de “paisajes” frente a la simple consideración de “país” o territorio (Roger 1997)? ¿No es precisamente la generación continua de imágenes artísticas en torno al lugar (“artealización”, Roger 1997) la que crea y re-crea el “producto” resultante de un “proceso” de «médiance» (Berque, 1990), producto que no es otro que el paisaje cultural? ¿Un paisaje que además se percibe y es valorado por sus “cualidades culturales” y por ende, es “soporte de la identidad de una determinada comunidad” (Plan Nacional, 2012)? Como “conjunto intangible de percepciones, imágenes, mitos, de símbolos, de aspiraciones o incluso, de sueños que participan en la construcción de la memoria y la identidad colectivas” (Schama, 1999), el paisaje ¿no es al mismo tiempo, un fenómeno patrimonial de reciente cuño (Maderuelo Raso, 2010; Fernández Salinas, 2015)?

Este proyecto plantea una reflexión y sinergia de intereses colectivos entre los investigadores, los artistas y la sociedad en torno a la identidad de los paisajes hídricos andaluces en el horizonte de la modernidad. Con la finalidad de responder a los objetivos de divulgación del conocimiento y transferencia a la sociedad de este proyecto, pretendemos organizar las siguientes exposiciones:

EXPOSICIÓN Sala 1:

Re-crear el paisaje del agua andaluz: el paisaje como patrimonio vivo

Según Rivera Blanco, «la noción de paisaje de nuestros días», «es una reelaboración reciente y moderna» que «sólo entiende la holística sobre el territorio», y cada vez más, «también su sostenibilidad» (Rivera Blanco 2018: 16). Ahora bien, ¿qué significa concretamente, preservar, “conservar”, cuando se trata de un paisaje definido precisamente, por sus cualidades de evolución y transformación? ¿Cómo conservar, restaurar (Riviera Blanco 2008; Torsello 2005) y/o re-crear nuevos paisajes, tratándose de un patrimonio vivo? ¿Cómo aplicar el concepto de patrimonio (heredado de la Revolución francesa, como “herencia histórica y artística del pasado que se hace necesaria conservar para legarla a las generaciones futuras” (Riviera Blanco 2010: 18), o desde la Convención del Patrimonio Mundial (1972) como protección tanto de sitios históricos como de “lugares y paisajes” (Rivera Blanco 2010: 22) y a partir de 1989 con la incorporación de la noción de “patrimonio inmaterial”?

Esta exposición tendrá como objetivo articular la noción de paisaje cultural y patrimonial, ya sea a través de una reflexión sobre las nuevas creaciones paisajísticas andaluzas (a través de obras de los artistas abajo indicados),  o de la conservación o restauración de paisajes urbanos e industriales existentes en la región, intentando responder a cuestionamientos como: ¿el patrimonio paisajístico debe ser preservado por pura nostalgia del pasado? ¿qué margen acordar a un cierto intervencionismo? ¿se deben recuperar modelos paisajísticos heredados de los paisajes artísticos?

En relación con el patrimonio, el paisaje es de este modo «una herencia recibida de nuestros antepasados y sobre todo, un «ensemble intangible de perceptions, d’images, de mythes, de symboles, d’aspirations ou encore de rêves qui participent à la construction de la mémoire et de l’identité collectives”» (Schama, S., (1999) Le paysage et la mémoire. Paris: Seuil. Citado por Rivera Blanco 2010: 28). De esta manera y siguiendo a Belén Calderón Roca, el paisaje cultural, como fenómeno patrimonial de reciente cuño, se convierte «en un texto cultural, un palimpsesto de la memoria colectiva que ofrece la posibilidad de lecturas multidimensionales de forma simultánea, todas legítimas y válidas» (Calderón Roca 2018: 69).

Abordaremos por consiguiente, en esta exposición el paisaje como patrimonio vivo y complejo, como noción poliédrica, en los que los matices, variables y percepciones se enriquecen con cada representación artística de los nuevos viajeros, contribuyendo con ello a la amplificación del redescubrimiento del paisaje del agua andaluz como realidad patrimonial.

EXPOSICIÓN Sala 2:

«Sentir el paisaje del agua andaluz: realidades y mitos en femenino»

La historia del arte y la representación del paisaje (y del paisaje del agua) se han construido durante mucho tiempo exclusivamente bajo el prisma de la masculinidad. Sin embargo, éstas ya no se construyen sobre una única mirada.  El agua, elemento esencial en el desarrollo de la vida humana, tiene una gran capacidad configuradora de paisajes. El agua es fuente de vida y su aprovechamiento determina formas específicas de hábitat (Linarejos Cruz, 2018). Pero el agua es también, fuente inagotable de imágenes y ensueño. El agua, por su simbolismo femenino —o por su «substancialismo femenino» como diría Bachelard (Bachelard 1942)— invita a una interacción emocional constante con el paisaje repercutiendo así en su dimensión simbólica.

Las artistas que enriquecen con su obra esta exposición han tomado como punto de partida las visiones y percepciones orientalistas del paisaje andaluz recreadas por los viajeros románticos, junto a las concepciones míticas que el simbolismo del agua sigue suscitando. Esta exposición se nutre por una parte, de “realidades” que permiten presentar el paisaje del agua como puesta en escena de problemáticas tan actuales como la emigración y la contaminación en el Mediterráneo; o como la escasez de agua, elemento esencial de la biodiversidad y de las especies silvestres que brotan tan sólo gracias a ella; o incluso, como la reivindicación del paisaje del agua como escenario de una interacción sensitiva entre el espacio exterior y la intimidad corporal. Junto a dichas “realidades”, la exposición se nutre, por otra parte,  de esos “mitos” sugeridos por la fluidez hídrica:  Parcas y Aracne que tejen con el agua como hilo conductor; Venus-Afrodita que surgen de la espuma del mar para declamar injusticias contra la fauna marina; formas cerámicas de especies marítimas que quieren cobrar vida como Galatea en el sueño de Pigmalión; martines pescadores que se asemejan al ave Fénix en la Charca de Suárez o el río Guadalfeo; Ofelias que flotan ahogadas en el río Genil… Adicionalmente, cada una de las obras presentadas, se verá enriquecida con el eco que aportan los textos narrativos o poéticos.

En esta deconstrucción del paisaje masculino, en la que se hace dialogar a las nuevas generaciones de artistas con artistas consagradas, la exposición «Sentir el paisaje del agua andaluz: realidades y mitos en femenino» invita al mismo tiempo, a una lectura ecocrítica y ecofeminista del entorno fluvial y marítimo. Al desligarse de una mirada unidireccional del paisaje andaluz, esta exposición permite ampliar y/o corroborar  el sentido de la recepción y del encuentro con la alteridad, a través de una lectura integradora y postmoderna del paisaje del agua en Andalucía. Así, conjugando el ayer y el hoy, la palabra y la imagen, las nuevas lecturas del paisaje del agua (dulce o salada) lo reinterpretan y recrean, a través de una mirada eco-femenina postmoderna, que contribuirá sin duda, a una mejor valoración y percepción identitaria del mismo.

 



«Paisajes artísticos, paisajes culturales: el paisaje hídrico andaluz (Granada, Málaga, Cádiz, s. XIX-XXI) en la frontera del conocimiento (PAISART-AGUA20)»

Con el título, “Paisajes artísticos, paisajes culturales: el paisaje hídrico andaluz  (Granada, Málaga, Cádiz, s. XIX-XXI) en la frontera del conocimiento” (P20-00353) pretendemos analizar paisajes artísticos y literarios andaluces en donde los componentes imaginarios y subjetivos en torno al agua nos permitan comprender el significado del paisaje como paisaje cultural y patrimonial



error: